0

Domingo de Feria irregular por la lluvia

Publicado por el .

Salvando el barro y el agua con la ayuda de las tablas

De nuevo se llenó del colorido de paraguas y chubasqueros el Recinto Ferial de El Arenal. Un fuerte aguacero, de pocos minutos de duración, acompañado de fuerte viento provocó una cierta desbandada en la Feria buscando resguardarse bajo las cubiertas de las casetas , donde, en algunas de ellas, los encargados de ellas se afanaban en estirar los toldos y colocar cubos y barreños en el suelo donde goteaba la lluvia. La colocación de tablas para salvar charcos o barro era la salvación a una jornada que se perdía en una ausencia significativa de personal.

La resaca del sábado y el presagio de tiempo revuelto de los pronósticos hicieron que solo 20 casetas abrieran sus puertas en una jornada habitual de comidas familiares.

En la calle del Infierno las atracciones tanto de jóvenes como de niños tuvieron que cerrar y taparse con sus toldos de protección durante unas horas hasta que el mal tiempo pasara.

Carreras para buscar un lugar para guarecerse de la lluvia

Los que si pudieron aprovechar la jornada fueron los que visitaban para almorzar las casetas de día, esperando de paso que la lluvia diese una tregua y aprovechar la feria vespertina dominical. Pantalones y zapatos embarrados, peinados a los que la lluvia deslució tras su meticulosa preparación; las macetas del oasis también sufrieron algunos desperfectos por la acción conjunta del viento y lluvia.

Visto lo visto y con los poco prometedores augurios para los próximos días, el personal aprovecho en lo posible la tregua de la tarde para bailar al son de una sevillana, las rumbas o el eurovisivo chiki chiki; las discocasetas aguantaban a medio aforo y en las tradicionales las familias disfrutaban del resto de la tarde del domingo de feria.

Te puede interesar

Escribe un comentario